miércoles, 1 de julio de 2009

Presentación en Zacatecas, 30 de junio de 2009: Religión, desarrollo y modernidad

Diversidad de interpretaciones en Religión, desarrollo y modernidad

El libro fue coordinado por Luis Rodolfo Morán y Laura Gemma Flores

MARTIN CATALAN LERMA
El libro se presentó ayer en las instalaciones del Palacio Arzobispal

Derivado de un congreso de religiones llevado a cabo en Zacatecas en 2004, Luis Rodolfo Morán Quiroz y Laura Gemma Flores García coordinaron la publicación de la obra Religión, desarrollo y modernidad, que se presentó ayer en las instalaciones del Palacio Arzobispal.Se trata de un libro cuya diversidad fortalece una visión amplia del fenómeno religioso, refleja fielmente el desarrollo e impacto de la modernidad en el mundo religioso y realiza una inmersión profunda en la praxis religiosa oficial y popular, señalaron los comentaristas.José Antonio Burciaga Campos, docente investigador de la Unidad Académica de Historia de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), destacó la diversidad de las ponencias publicadas, ya que reafirman que la religión y la religiosidad son dos variantes que se presentan en el entorno social.

El libro se divide en cuatro aportados: el estudio reciente de la religión, trasmisión y cultura religiosa, actores sociales e institucionalidad y pertenencia en círculos traslocales. Lo integran 21 trabajos que aportan una concepción interesante ante el fenómeno religioso, comentó Burciaga Campos.En el libro figuran tesis que establecen que el respeto a la vida y al medio ambiente mediante el espíritu implica la renovación de la comunicación de vida por la Tierra. También hay una representación de lo sobrenatural, de Francisco Javier Martínez y Juan Carlos Esparza Ochoa, del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (Iteso).En dicho texto se presenta “un recorrido por el mundo de los aparecidos, fantasmas, ánimas en penas, espíritus que vagan en un submundo donde la vía religiosa para el descanso eterno es la adoración, el rescate del purgatorio o el traslado de los restos a los camposantos para valorar la pena que a esos seres les perturba”, comentó.

Uno de los trabajos más interesantes incluidos en el libro, según los comentaristas, es Una ética para el capitalismo, de Genaro Zalpa, investigador de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), con la pregunta ¿el dinero, el sistema económico, la religión y la fe constituyen combinaciones peligrosas que revierten y pervierten los objetivos del capitalismo, la economía y las religiones?Al respecto, Salvador Vera Ponce, docente investigador de la Unidad Académica de Humanidades y las Artes de la UAZ, reconoció que hay un concepto de modernidad basado en una democracia neoliberal caracterizado por el individualismo y el materialismo.

Por tal motivo, un concepto de democracia desde esa perspectiva está muy lejos de ser aceptado por la Iglesia. Incluso señaló que “la Iglesia no necesita democratizarse para asumir un concepto como ése, ya que el mensaje cristiano ilumina a toda la vida del hombre en todos sus aspectos y dimensiones”.Sobre ese artículo cuestionó la idea de que la Iglesia justifique la explotación, sin embargo, aclaró que los autores en los que se basa el trabajo no se refieren al capitalismo que se conoce, que se finca en el afán de la ganancia y la plusvalía, sino en un capitalismo “bien entendido” en el que haya acción civil orientada a la producción y no a la preocupación de la distribución de la riqueza.“No se trata de legitimar la explotación capitalista, sino de encontrar una motivación en el aspecto moral para el hombre actual y que aprenda a unirse con los demás y organizarse para producir”, añadió Vera Ponce.

Otro tema expuesto fue el delicado asunto de la educación laica y la facultad legal de las organizaciones religiosas para crear y dirigir escuelas en el marco de las relaciones entre la Iglesia y el Estado, así como una historia de la conquista de los seminarios diocesanos durante la tensa época del gobierno de Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas del Río y la formación de sacerdotes en el exilio.Morán Quiroz, coordinador del libro, expone la evolución de la vocación de las imágenes devocionales, donde describe milagros, imágenes y movilidad social a través de la migración a Estados Unidos. La otra coordinadora, Flores García, incluye un trabajo sobre las raíces africanas de la religiosidad caribeña, la santería en la actualidad, su trascendencia y su importancia en esa región.

Cornelio Rodríguez García, docente de la Unidad Académica de Música de la UAZ, expuso que Religión, desarrollo y modernidad tiene la cualidad de sintetizas ágil e ilustrativamente los contenidos de la obra en la que se definen escenarios para entender el tema de la modernidad, cultura, espiritualidad, entre otras.De igual forma, aseveró que el volumen presenta a la religión como una realidad polivalente cuya respuesta encuentra un fuerte arraigo en el ámbito popular “como un ser vivo cambiante capaz de pervertir, iluminar, ensombrecer, consolar o atormentar como recurso justificativo para el ser humano”.

Agregó que proporciona una amplia bibliografía para conocer el tema y contribuye a superar estereotipos y prejuicios antiguos sobre las ciencias sociales e históricas y estudios científicos; además, presenta gran parte del actual panorama religioso de México.Rodríguez García informó que la Red de Investigadores de Fenómenos Religiosos en México ha aportado significativos avances sobre las religiones, la religiosidad y el reflejo de una cultura íntima, espiritual y metafísica, como “la apuesta en la creencia y la fe”. Su tendencia ha sido la indagación en las expresiones religiosas que se incluyen en los círculos de la construcción del conocimiento en los grupos sociales.

Nota aparecida en La Jornada Zacatecas: http://www.lajornadazacatecas.com.mx/?_f_=getIndiv&id=21505 primero de julio de 2009