domingo, 29 de julio de 2007

El conflicto religioso. Oaxaca 1976-1992, de Enrique Marroquín Zaleta, 2007

Enrique Marroquín Zaleta: “El conflicto religioso. Oaxaca 1976-1992”. Universidad Autónoma de México. Centro de Investigaciones Interdisciplinares en Ciencias y Humanidades. Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca. Instituto de Investigaciones Sociológicas. Colección Alternativas, México, 2007 pp. 236

Para cierta visión ingenua, la religión –portadora de los valores más sublimes y desinteresados- y la búsqueda del poder –el demoníaco Leviatán- se hallarían en los polos opuestos. Este ha sido también un supuesto para ciertos estudiosos de las religiones, que desde la perspectiva funcionalista se preocupan por resaltar los indudables elementos integradores que cumple este sistema. Sin embargo, los investigadores empíricos, en sus trabajos de campo, se topan frecuentemente con conflictos religiosos. No podía ser de otra forma: la religión es un espacio en donde la sociedad se expresa a sí misma. Si dicha sociedad está surcada por intereses opuestos, la conflictividad no puede menos que formar parte de la dinámica religiosa.

Este aspecto conflictivo no significa necesariamente una “disfunción”, ni debe juzgarse siempre como una “falla”, producto de inobservancia de los principios de la fe. En los conflictos estudiados se pudieron conocer las funciones positivas que de hecho estos conflictos cumplieron. El conflicto dinamiza el sistema religioso, el cual justamente por estar centrado en la inmovilidad de lo sobrenatural eterno, tiende a osificarse. Es preciso, por tanto, avanzar hacia una teoría del conflicto sociorreligioso, que defina una tipología, que precise un campo de acción y de incidencia, que describa los contendientes y la forma como éstos abordaron el conflicto, así como la solución que haya tenido, la capacidad de negociación de sus objetivos intermedios, su reversibilidad, etcétera.

Una teoría del conflicto religioso comienza por manifestar el contexto sociocultural condicionante. El “lugar” epistemológico de este trabajo es la realidad indígena del estado de Oaxaca, donde la religión proporcionó el “universo simbólico” con el que las colectividades étnicas se integran se integran en el mundo. Su conflictividad principal ha sido producto de un largo proceso de encuentro con la modernidad, expresado en el nivel de los símbolos religiosos.

INDICE


Introducción

PRIMERA PARTE
CONFLICTOS ENTRE VISIONES DEL MUNDO

−Los mártires de Cajonos: Implicaciones Socioculturales de una causa de canonización

−Los desfanatizadores de Ixtlán

−Los disidentes evangélicos: ¿Intolerancia o resistencia cultural?

SEGUNDA PARTE
RELIGIOSIDADES EN CONFLICTO

−Cuando la tradición resulta contestataria

−Y la liberación se hizo oficial

TERCERA PARTE
EL "CAMPO RELIGIOSO" Y SUS AGENTES

−Los gestores de lo sagrado

CUARTA PARTE
RELIGIÓN Y POLÍTICA

−Dios en las urnas

CONCLUSIÓN

−Hacia una teoría del conflicto religioso